En el momento de la compra, los modelos están más o menos bien equipados. Y, por supuesto, esto se refleja en el precio del limpiador. Siempre es posible completar la instalación inicial con los accesorios disponibles en la tienda (cepillos rotativos, extensiones de manguera, etc.). Pero cuidado, estos accesorios suelen ser caros. ¿La moraleja? Dependiendo del uso que se le vaya a dar a su limpiador, puede ser preferible comprar uno muy completo desde el principio. Así, el cepillo rotativo es esencial para una limpieza efectiva. Por otro lado, los “cepillos especiales para el cuerpo” no son de mucho interés. Nuestras pruebas comparativas muestran que son de poca utilidad, ya que el método más efectivo para lavar un coche sigue siendo el lavado manual. Por otro lado, el equipo de chorro de arena puede ser un aliado de peso pesado para el despojo profundo de parrillas de metal, puertas o paredes pintadas. En cuanto al dispositivo de autoalimentación, sólo será útil si se dispone de una reserva de agua (estanque, cisterna) de la que se pueda extraer el agua utilizada por el limpiador.