Es una tecnología antigua, que cada vez se encuentra menos, o simplemente en los auriculares de entrada de la TV. A menos que tengas un presupuesto muy pequeño, o te den un casco viejo, obviamente no recomiendo el infrarrojo. Su punto fuerte es que no hay interferencias eléctricas o electrónicas. Por otro lado, es necesario estar a menos de 10 m, siempre bien delante de la estación transmisora. Si alguien pasa delante de ti, el sonido será silenciado, si el receptor o el transmisor se ensucia, el sonido a menudo también será silenciado, en resumen, no es estable en absoluto, y finalmente no es muy práctico.