Líneas limpias y colores simples – En una sala de estar minimalista, los muebles siempre deben reducirse a lo esencial. Fiel al lema “menos es más”, es por lo tanto aconsejable examinar regularmente los efectos y eliminarlos si son superfluos. Aparte de eso, es importante crear suficiente espacio de almacenamiento Cuanto más integrado y bien pensado esté, más fácil será mantener el orden a largo plazo. En lo que respecta al suelo, el techo o las paredes, los materiales, en particular el hormigón y el vidrio, constituyen el marco decisivo y minimalista.